Depresión

Los problemas emocionales

Los problemas emocionales no son una elección, y nadie desea atravesar una depresión ni pasar por momentos de ansiedad.

Simplemente, pueden surgir tras un periodo de acumular situaciones y circunstancias complicadas.

Existe la falsa creencia de que la ansiedad y la depresión son signos de debilidad y de incapacidad para la vida.

Pero no, una persona con ansiedad y depresión no es una persona de carácter débil ni inferior.

Suelen ser personas fuertes y decididas que luchan con todas sus fuerzas contra las crisis y el agotamiento emocional que acarrean.

La tristeza y la melancolía son dos sentimientos presentes en algún momento de la vida de todas las personas, al igual que la alegría y el placer.

Los dos primeros no son en sí patológicos, pero en algunas ocasiones pueden llegar a serlo para ciertas personas.

Cuando el estado de ánimo de un individuo en un determinado momento de su vida sufre sentimientos severos y prolongados de tristeza o síntomas relacionados que afectan a su capacidad para relacionarse con otros, trabajar o afrontar el día, la tristeza se puede convertir en un gran problema.


Causas

Las causas de la depresión son variadas: recibir una visión triste del mundo, crecer en un ambiente que no es totalmente enriquecedor, las pérdidas emocionales, la falta de capacidad de adaptación a determinados cambios.


Síntomas

Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día según lo indica el propio sujeto o la observación realizada por otros. En los niños y adolescentes el estado de ánimo puede ser irritable.

Disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades.

Pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso.

Insomnio o hipersomnia.

Agitación o enlentecimiento psicomotores.

Fatiga o pérdida de energía casi cada día.

Sentimientos de inutilidad o de culpa excesiva o inapropiada.

Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o indecisión.

Pensamientos recurrentes de muerte, ideación suicida recurrente sin un plan específico o una tentativa de suicidio o un plan específico para suicidarse.